¡Amiga! La autoestima sana o adecuada, habla de una persona que entiende que tiene tanto virtudes como fallas, se acepta, y sabe que puede afianzarse en sus cualidades y trabajar sus defectos para ser mejor paulatinamente.

Cuando existe una autoestima baja podemos ver dos caras, una en la que la persona se siente inferior, insegura en las distintas áreas de su vida, y otra cara, que trata de una estimación baja que se compensa o se infla con un ego que intenta verse superior e invasivo frente a los otros… Si quieres saber más entonces quédate con nosotras has el final…

10 Maneras De Distinguir La Autoestima Baja de La Adecuada.

1. Decir no:

La persona con una autoestima adecuada puede decir que no sin sentirse culpable, cuando no quiere algo o no le parece conveniente para ella o para otros.

2. Elogios y atenciones:

Si tu autoestima es adecuada, agradeces y te sientes cómoda cuando te halagan y te hacen atenciones y detalles, si por el contrario, no te estimas bien, te sentirás incómoda, suspicaz o sorprendida ante los elogios, reconocimientos de las otras personas, por creer que no te los mereces.

3. La aprobación de los otros:

Cuando nos valoramos acertadamente, entendemos que podemos ser amables y considerados con los otros y que esto nos trae de vuelta simpatía y afecto en general, sin embargo, entendemos que no siempre puede ser así, que en ocasiones habrá dificultades en las relaciones y aún así, podemos poner límites, pensar en lo que nosotras queremos y merecemos, y generar soluciones concertadas.

4. Mejor o peor que otros:

Una persona con autoestima sana sabe cuáles son sus fortalezas y debilidades, así, trabaja con ellas lo mejor posible y no se siente superior o inferior a los demás.

5. Toma de decisiones:

Cuando te aceptas y confías en ti, sabes lo que quieres, y en base a eso tomas tus propias decisiones para lograr las metas en tu vida y asumes tus responsabilidades.

6. Respeto a los errores:

Cuando te apruebas de manera adecuada, entiendes que todos cometemos errores y no te martirizas en exceso por ello, corriges lo necesario, aprendes de tus fallas y sigues adelante, intentando ser mejor.

7. Exponer tus opiniones:

Al aceptarte adecuadamente, puedes exponer tus argumentos de manera asertiva, sin temor, ni tampoco agredir a los demás, empleas la manera y el momento oportuno para hacerte entender, conciliar y llegar a acuerdos.

8. Tipos y límites en la relaciones:

Si estás en buen estado de estima personal estableces relaciones nutritivas, de respeto mutuo. Mientras que con baja autoestima, te cuesta establecer vínculos adecuados, puedes involucrarte con personas tóxicas y aceptar maltratos.

9. Tu imagen corporal:

En términos de buena autoestima te aceptas y gustas como eres, te conforta arreglarte y destacar lo mejor de ti y para ti, sin alardear o compararte con las demás.

10. Cambios y dificultades:

Si cuentas con una buena autoestima, te superas a medida que pasa el tiempo, sabes que los problemas y cambios son parte de la vida y asumes los retos necesarios para crecer, confiando en tus capacidades.

¡Amiga! Recuerda que el mundo nos percibe de la misma manera que nosotras lo hacemos con uno misma, así que trabaja en tu autoestima ahora mismo.

Cuéntame, ¿Posees una baja o alta autoestima?